31-08-2013

Artículo: La resistencia y los sueños del magisterio contra la “reforma educativa”

Artículo: La resistencia y los sueños del magisterio contra la “reforma educativa”

“(La educación) no es más que la imagen y el reflejo de la sociedad. La imita y la reproduce en escorzo, no la crea (…) La educación sólo puede por tanto reformarse si la sociedad se reforma también. Pero hay que atacar en sus causas el mal que padece.”

Emile Durkheim, El Suicidio

 

 

“Nosotros estamos queriendo transformar este mundo, un mundo diferente para nuestras familias, para nuestros niños, para nuestra sociedad, una sociedad diferente. Y yo creo que si esto es un sueño, pues nosotros estamos en ese sueño y queremos convertirlo en realidad.”

Manuel Bautista. Sección 22 de la CNTE

 

 

Desde el pasado 19 de agosto el magisterio disidente, aglutinado en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación [CNTE] ha instalado un plantón indefinido en contra de la mal llamada reforma educativa y sus leyes secundarias, las cuales traen consigo -a través de la modificación a los artículos 3ero y 73 constitucionales- la privatización de la educación, así como el desmantelamiento de las condiciones laborales: cambio del contrato colectivo por contratos temporales, fin de la jubilación, así como de las prestaciones laborales. Otro de los puntos de tensión es la evaluación al magisterio nacional, la cual está planteada de una manera homogénea, sin tomar en cuenta las condiciones de desarrollo local de cada región del país, así como periodos de prueba de desempeño docente.

 

Esta reforma educativa fue diseñada por la Organización para la Cooperación al Desarrollo Económicos [OCDE] y cabildeada por las cámaras patronales. Con esto el estado pierde la rectoría del sistema pedagógico nacional, entregándosela a la iniciativa privada y a la OCDE. La educación pública, su agenda y contenido pasará a manos de estos dos poderes fácticos.

 

El plantón instalado en el zócalo capitalino está nutrido de los estados de Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Distrito Federal, San Luis Potosí, Veracruz y Tabasco, son alrededor de 40 000 maestros y maestras quienes resisten no sólo contra el estado colonial mexicano, también resisten a las lluvias que se han presentado de manera constante en el centro de la república y lo que implica estar acampando en medio de la selva de concreto; resistiendo además a la campaña de odio que han levantado los mercaderes de la información afines al gobierno como Televisa, Tv Azteca, Milenio, Reforma entre muchos más. A pesar de esto, el espíritu de combate de lxs profesorxs es altivo y heroico, pues llevan a cabo de manera diaria y permanente jornadas de lucha de 8 a 12 horas –megamarchas, bloqueos de calles, cercos a televisoras, a la bolsa de valores, al congreso, etc.-.

 

Es necesario mirar hacia atrás, señalar los objetivos principales del magisterio disidente desde sus inicios. La CNTE ve la luz en el año de 1979 en el Estado de Chiapas, desde sus inicios ha luchado por la democratización de la educación en nuestro país y contra el charrismo sindical. La sigla de Nacional que acompaña a esta organización no está de más, pues a su interior se aglutinan maestros del área metropolitana del Distrito Federal, de los Estados de Veracruz, Durango, Sonora, Guerrero, Chiapas, Michoacán, San Luis Potosí y, uno de los bastiones más importantes, la sección 22 de Oaxaca. Los objetivos fundamentales de la Coordinadora Nacional son tres: la democratización de la educación, la democratización del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y la de México.

 

Tratando de contribuir a la lucha por romper el cerco de desinformación que hay alrededor de esta lucha.  Es necesario dejar claro por qué lucha el magisterio. Lxs profesorxs están luchando por educación pública, para que después nuestros hijos tengan alternativas en esta realidad violenta –llena de secuestros, asesinatos, levantones, narcotráfico, extorsiones, corrupción e impunidad-. Las alternativas que busca la CNTE pueden evitar que sus hijos, nuestros hijos, desaparezcan y después sean encontrados en fosas clandestinas como pasó con los jóvenes del barrio de Tepito en el caso Heaven (Por cierto, cuando aparecieron estos jóvenes en esa horrorosa e inhumana fosa clandestina ¿porqué ni un gemido salió de la boca de lxs muchxs que ahora desdeñan la lucha magisterial al mero estilo de Ciro Gómez Leyva, Paty Chapoy y López Dóriga etc.?)     

 

Uno de los puntos centrales en el conflicto es la evaluación. No seamos ingenuos, lo de menos -desde la manera de ver de quienes se oponen al magisterio- es la evaluación, pues en un país corrupto donde reina la impunidad, esa mentada evaluación sería lo de menos; por el contrario es la manera en cómo se quiere aplicar, esto es, sin tomar en cuenta al magisterio -el principal involucrado en el sistema educativo-, estandarizando de manera homogénea los criterios de evaluación –sin tomar en cuenta la realidad y condiciones locales de cada una de las regiones, municipios, comunidades y estados del país, a sabiendas de la diversidad cultural que existe en él, así como la desigualdad y pobreza que impera en todo el territorio nacional –por ejemplo, en regiones de Oaxaca, Chiapas, Guerrero, contrario a las mejores condiciones que existen en las urbes como Monterrey, Guadalajara y el Distrito Federal, sólo por marcar casos paradigmáticos-.

 

De fondo está la modificación de artículos constitucionales, que trae consigo la agudización neoliberal sobre la educación al vivo estilo del Chile Pinochetista, pero en México aplicada por toda la clase política teniendo a la cabeza a Enrique Peña Nieto, el carnicero de Atenco. 

 

Hay que profundizar en esto último, hay que entrarle al terreno sucio de los de arriba; entrarle a la mentada evaluación: lo que nos han hecho creer alrededor de este tema es que los profesores y profesoras serían evaluados solamente durante su desarrollo como trabajadores de la educación, en nuestra ingenuidad y país de las maravillas en que vivimos, los profes tendrían un contrato al que les harían renunciar si no son capaces de cumplir con sus labores “competitivamente”.

 

Sin embargo lo que omiten tramposamente es que quieren instalarle al magisterio las mismas condiciones laborales que las empresas de outsourcing, mejor conocidas como las empresas de trabajo temporal, es decir: quién quiera trabajar tendrá que ser “evaluadx” por dos años iniciales, sin contrato, prestaciones y leyes laborales al amparo del trabajador, dependiendo del patrón si le gusta o no, puede despedir libremente y sin ningún respaldo al interesado en el empleo de maestro. Dicho sea de paso, esto fue planteado por la derecha en México, viniendo directamente de Carlos Abascal Carranza una década atrás.       

 

Esta es la nefasta evaluación que pretende TODA la clase política mexicana para los forjadores del futuro de nuestro país.               

 

¿Cuáles son los elementos en juego? Básicamente son dos los que rodean la lucha magisterial: las reformas al artículo 3° y 73 constitucionales. En lo que respecta a la modificación del artículo 3°, es importante señalar que éste establece criterios a la ley general de educación, la cual, paradójicamente no tiene nada que ver con la educación, por el contrario, es un golpe a todxs los trabadorxs de la educación, pues marca lineamientos alrededor de ley del Servicio Profesional Docente que establece criterios para poder obtener ascensos y que puedan ser contratados lxs profesorxs.             

 

En cuanto al artículo 73, dentro de él, existe un apartado que se refiere a la autonomía de gestión de los Concejos Escolares de Participación Social (CEPS), el cual implica que quienes se encargan del sustento, así como de las necesidades materiales que tengan las escuelas son estos CEPS, que están integrados por el director, comités de padres de familia y la iniciativa privada. Esto acarrea que el estado mexicano se desentienda de una de sus obligaciones fundamentales, esto es, garantizar educación gratuita a los ciudadanos de este país.

 

Esto último se ha venido trabajando por lo menos desde finales de la década de los 80’s y principios de los 90’s con la entrada del neoliberalismo en nuestro país. Hay que recordar que en los noventa fue la época de la descentralización de la educación, delegando la responsabilidad a los gobiernos estatales, los que a su vez tenían como objetivo la delegación directa a los municipios; es decir, cada municipio se hizo cargo de la educación, lo que implicó que cada uno contratara solamente a los maestros que podía pagar con el poco presupuesto asignado.

 

Con esto, el gobierno federal se lavó las manos y se deslindó de una buena parte de la responsabilidad que le correspondía en el rubro de la educación, pues dejó de aportar lo que constitucionalmente tiene el gobierno para contribuir a la educación. Es decir, la educación pasó de la federación a los estados, y éstos a su vez a los municipios. Hoy nos encontramos en la etapa de localización, eliminando el presupuesto a la educación por parte del gobierno federal, a través de lo que llaman la “autonomía de gestión”.     

 

Como bien señala Luis Hernández Navarro: 

 

Las iniciativas de leyes secundarias presentadas por el Ejecutivo son un asalto a las conquistas la­borales del magisterio y al principio de bilateralidad en la negociación de sus condiciones de trabajo. Confirman que la reforma educativa es, en realidad, una reforma laboral y administrativa que busca desprofesionalizar al magisterio, vigilarlo, controlarlo y castigarlo. Una reforma basada en la evaluación que hace de la amenaza y el miedo al despido o a la degradación laboral el centro de una supuesta mejoría profesional del magisterio y la ruta para alcanzar la calidad educativa. (Hernández Navarro, internet)

 

Por otro parte, también esta reforma a la educación trae consigo implicaciones directas en contra de la educación normalista –el nido formador de lxs maestrxs-, pues implica en los hechos el fin de éstas instituciones. Las escuelas normales seguirán existiendo, pero su función estará completamente desnaturalizada. Sus egresados no se diferenciarán en nada de los de otras instituciones educativas.

 

Una de las grandes mentiras impulsadas por el poder es que los maestros llegan a la mesa de negociación sin ninguna propuesta escrita. La Sección 22 en Oaxaca está impulsando, y desde ya llevando a la práctica, lo que llaman El Plan por la Transformación en el Estado de Oaxaca [PTEO] el cual incluye todos los aspectos componentes a la educación en las propias comunidades y entornos locales, es decir, los maestros y maestras están llevando a cabo en un primer momento un análisis de su realidad inmediata, tomando en cuenta las lenguas maternas indígenas, la realidad comunitaria, así como su cultura. En seguida forman colectivos para coordinar actividades con alumnos, padres de familia, autoridades escolares y comunitarias, buscando trabajar en conjunto.

 

En entrevista con Regeneración Radio un integrante de la Sección 22 de la región Mixe señala que se trabaja de acuerdo al contexto del niño, buscando la transformación de fondo de la educación, enseñando a soñar a los niños y niñas: “El PTEO es una forma de mostrarle al niño que el maestro no es una autoridad en el aula, si no que son ellos quienes van a enseñar a los maestros (…) se va a trabajar donde los niños van a decidir qué es lo que quieren aprender; vamos a trabajar eso a través de un saber comunitario (…) ya no va ver imposición, vamos a cambiar la educación de Oaxaca a través del contexto del niño”.

 

El PTEO también incluye material teórico, así como referentes filosófico, pero va más allá de eso, es una invitación a soñar, a desaprender, así lo expreso el compañero Manuel Bautista, Delegado de la Asamblea Representativa Nacional de la CNTE: “el estado mexicano a través de su reforma educativa no nos deja soñar, nosotros los maestros oaxaqueños decimos que somos soñadores porque pensamos en un mundo diferente al que estamos viviendo hoy, y por el simple hecho de transmitir a nuestros alumnos esa idea pues el gobierno tiembla y dice cuidado no es por ahí no vas a enseñar lo que tú quieras, vas a enseñar lo que yo quiera”.

 

Finalmente, y tras haber expuesto lo anterior, sólo resta hacer la invitación a informarnos y a no repetir y reproducir la campaña de odio que han implementado los mercaderes de la información en contra de la lucha magisterial, lucha digna valiente e incansable que llevan a cabo los maestros y maestras. Otra invitación es a solidarizarse con el plantón en la plancha del zócalo, a través de asistencia, acompañamiento, con víveres; así como una tarea muy importante, compartir la información y ayudando a romper el cerco de desinformación que hay alrededor de lxs profesorxs. Se hace un llamado a estar atentos de su lucha, pues hay una amenaza latente de desalojo, así como presión por parte de mercaderes de la política, y la permisión de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal de llevarla a cabo.

__________________________________________________

 

Enseguida puedes escuchar una entrevista que se realizo el jueves 29 de agosto en la cabina de Regeneración Radio dentro del programa subversión Sonora a Delegados Representativos de la Asamblea Nacional de la CNTE. Se abordó un poco de historia de la Coordinadora Nacional, las principales tensiones que tiene ésta con la reforma educativa peñanietista, así como la propuesta alternativa plasmada en el Programa para la Transformación de la Educación en el Estado de Oaxaca (PTEO).

 

Antecedentes de la CNTE e introducción a la reforma educativa

 

Sobre la reforma educativa y las consecuencias que trae consigo para el magisterio.

 

La Propuesta Alternativa de la CNTE a la contra-reforma educativa peñanietista: El PTEO

 

La lucha contra la reforma educativa

 

Comentarios finales



 

Donaciones

Mientras navegas puedes escuchar música grabada por Regeneración Radio

También puedes descargar esta y más

Mientras navegas puedes escuchar capsulas producidas por Regeneración Radio

También puedes descargar esta y más